29 febrero 2016

Para ti Miguel Ángel, D.E.P.


1 comentario:

Francisco Anguas dijo...

Que placidez y serenidad en ese rostro. Enhorabuena, por una foto tan emocionante por origen y destino.